Suplemento "Ollas y Sartenes" – Diario "Clarín" (Noviembre 2001)  

Famosos en la cocina

Un pollo bailantero

Lía Crucet se puso las pilas en la cocina para darle ritmo a hornos & hornallas. Dejó la dieta de lado y recurrió al rico repertorio que heredó de su familia. Eligió su tema preferido y se lució con un plato agridulce: preparó un pollo con manzanas bien movidito.

 

Pollo con buen ritmo

Lía Crucet dejó por un ratito el escenario y se fue con la música a otra parte. Un pasito por acá, otro más allá... y sacó del horno un plato bien interpretado.

 

Lía Crucet confiesa que mantener el cuerpo que tiene no es fácil. "No puedo comer esto, ni aquello... es muy complicado". Pero me encanta cocinar, no tanto para mí como para mi marido, hijos y nietos.

 

-Vaya familia... ¿Y qué les prepara?

-De todo un poco. Todos los míos tenían inclinación por la cocina. Heredé la prolijidad de mi padre, la paciencia de mi madre y la creatividad de mi abuela. Había que arreglarse con lo que se podía, pero comíamos bien. A mi papá le gustaban las ensaladas y le quedaban muy ricas. Mi mamá se encargaba de los asados al horno. Pero la genia era mi abuela Josefa, siciliana.

 

-¿Qué preparaba?

-Unas salsas maravillosas, pero no nos daba las recetas. Cocinaba especialmente para mi hermano Julio, su preferido; yo me moría de celos. Hacía salsas con fideos, arroz, legumbres, todas ricas.

 

-¿Y usted qué cocina?

-Hice una síntesis de todo eso. Me gusta inventar, como hacían cuando yo era chica, donde se cocinaba con muy poquito.

 

-¿Tiene alguna receta preferida?

-Como vivo a dieta me gusta todo. Pero si no quiero descarrilarme debo ser yo quien decida lo que vamos a comer. Mi marido cocina muy bien. Hace cosas muy tentadoras, como el puchero y patitas a la vinagreta, una delicia, pero todo hipercalórico.

 

-No nos tiente, Lía, y cuéntenos qué va a preparar usted.

-Como soy adicta a la comida agridulce, voy a hacer uno de mis platos favoritos, pollo con manzanas verdes. Me va a ayudar Luciana Trío, del restaurante Luciana. Pero antes de largarme me gustaría tomar un tecito de hierbas.

 

-Adherimos. ¿Fue igualmente de sistemática en su carrera profesional?

-Todo se fue dando paso a paso. Empecé como modelo y después me subí al escenario del Maipo, tuve la suerte de trabajar con Dringue Farías, Vicente Rubino y Adolfo Stray. Más tarde descubrí que mi vocación era el canto. Estaba actuando con Jorge Corona cuando conocí a Tony Salatino, mi marido. El me estimuló a profundizar lo que al principio era un hobby. Pronto descubrí que cantar temas tropicales se había convertido en una pasión.

 

-¿Tiene muchos compacts grabados?

-En 1986 registré el primero y estoy trabajando en mi compact número 15.

 

-¿Y qué hace en su tiempo libre?

-Me encanta estar en mi casa. Tengo suerte de estar muy apoyada por mi marido, hijos, nietos, madre, hermana...

 

-Ahora sí esperamos que se sienta reconfortada y enfile para la cocina.

-Allá voy. Primero anoten los ingredientes. Para cuatro personas se necesita un pollo, 100 gramos de manteca y cantidad extra, el jugo de 2 limones, sal y pimienta, 4 manzanas verdes, un pocillo de agua y 8 cucharadas de azúcar.

Lía limpió el pollo, lo untó con la manteca y salpimentó. Enmantecó una asadera, puso el pollo, lo roció con el jugo de limón y lo llevó al horno una hora y media. Mientras tanto, hizo un almíbar liviano con el azúcar y el agua, agregó las manzanas peladas y cortadas en rodajas y una cucharada de manteca para darle brillo. Cocinó 10 minutos y retiró.

Lía se ocupó de trinchar el pollo y ofrecerlo con las manzanas acarameladas. Cuando probamos, dictaminamos que le plato era tan sabroso como sus canciones.

 

Nota: Diana Castelar

 

Volver a:

NOTAS

PAGINA PRINCIPAL