Make your own free website on Tripod.com
  • Nota Revista "Claro" Nº 27 - 9/02/00

LÍA CRUCET: MAMÁ DE UN BEBÉ DE DOS AÑOS, TRES VECES ABUELA Y PIONERA DE LA MÚSICA TROPICAL

"NO SOY GORDA, SOY GRANDOTA"

Sigue la dieta de Cormillot y hace ejercicios. No aparecería desnuda sobre un escenario y dice que Graciela Alfano "para vedette está un poquito grande". Considera a Gilda un ángel intermediario de Dios.

-¿Cómo fueron tus comienzos con la canción?

-Duros. Después de ser vedette, empecé con un disquito bajo el brazo, como quien dice, a luchar. Hice presentaciones en boliches, en TV, hasta que recién el segundo disco empezó a caminar (el multiplatino "La Movidita"). Pegó y no paré hasta ahora.

-¿Qué te llevó a cantar música tropical?

-Primero porque Tony, mi marido, ya era fanático de la música tropical desde que lo conocí. No teníamos los mismos gustos en música. Y después, por casualidad. Estaba trabajando en teatro con Jorge Corona y Tony me presentó a Kuki Pumar, el presidente de Leader Music. Me tomó una prueba, le gustó como cantaba y bailaba, llegó a un acuerdo con mi marido y empecé.

-¿Te apadrinó alguien?

-No. Me hice solita, pero sí soy madrina de algunos grupos como "Organización X" y "Chupete’s"

-¿Cómo fue tu infancia?

-Normal, pero con carencias. Mis viejos se rompían el alma trabajando para darnos lo mejor.

-¿Cómo era tu familia?

-Mi vieja vive, con demencia senil y diabetes. Tiene 82 años y sufro mucho por eso. Mi papá ya no está y tengo tres hermanos.

-¿Y "tu" familia?

-¡Ah! ¡Mi familia propia! Karina, mi hija, mis nietos Florencia, Facundo y Malena; Fabio, el marido de Karina; Tony, yo y mi bebé Ezequiel de dos años y medio.

-¿Qué te llevó a adoptar el bebé?

-Ahora cuando me hacen esa pregunta me suena rara. Verdaderamente es mi hijo, lo siento así, casi no me acuerdo de que lo adopté, es mi sangre. Es mi hijo de corazón. Lo que me llevó a adoptar es no poder embarazarme, pero no quería seguir ningún tipo de tratamiento moderno sé que se sufre mucho con eso, supongo que Dios decidirá si quedo embarazada o no. Los análisis que me hice dan bien, o sea que el problema puede ser psicológico, las ganas que tenía. Dicen que después que adoptás quedás embarazada. Pero bueno, lo hablamos con Tony, se dio la oportunidad y vino Ezequiel.

-¿Tuviste inconvenientes por ser Lía Crucet a la hora de adoptar?

-No tuve ventajas ni desventajas por ser Lía Crucet, pero viví con un temor inmenso el tiempo en que tuve el bebé, porque lo recibí el mismo día que nació, salió de la clínica conmigo. A partir de ahí continuaron los trámites y sentí pánico. Primero me dieron la custodia y respiré un poquito, luego me dieron la tenencia y quedé tranquila.

-¿Hay diferencias entre la crianza de Karina y la de Ezequiel?

-Todo. Cuando tuve a Karina, que hoy tiene 27 años, yo era muy chiquita, tenía 16 y trabajaba. Después empecé con la carrera de modelo y luego vino el teatro. Mis padres y mis hermanos la cuidaban. Yo salía de casa a las seis de la tarde y volvía a las cuatro de la mañana. Tenía dos funciones todos los días. De todas maneras cuidaba a Karina, la bañaba, la cambiaba, le daba de comer y trataba de estar todo lo que podía con ella, pero no las 24 horas. La diferencia con Ezequiel es que con él estoy todos los días y los fines de semana; cuando trabajo, se queda con el padre.

Cuerpo de mujer

-¿Cuáles son tus medidas?

-120-70-120 y podés traer el centímetro. Mido 1,75.

-¿Siempre fuiste una mujer exuberante?

-¡Sí! Siempre.

-¿Cómo te cuidás?

-Volví a Cormillot, hace seis meses que estoy yendo. Aparte de la terapia de grupo, que es lo único que no hago, practico ejercicios y tengo un entrenador personal, hago bicicleta y aerobics. Eso sí, me cuido con las comidas. Tengo tendencia a engordar.

-Hace poco te hiciste una cirugía en los pechos...

-Quise que quedaran un poquitito más duros, sobre todo eso, porque con el correr del tiempo es necesario.

-¿Cómo te llevás con tu cuerpo?

Bien porque vive conmigo, desde que nací. Sé que el paso del tiempo, por más que nos esmeremos, llega para todos. No vivo pendiente de estar en un gimnasio para verme perfecta. Lo mío es cantar, no soy vedette, no tengo que estar desnuda arriba de un escenario, a lo sumo uso un vestido todo transparente que no es lo mismo que estar desnuda o con tanguitas chiquitas.

-¿Qué pensás de Graciela Alfano?

-Para vedette está un poquito grande. Yo empecé a los 17 años. No sé qué debe sentir, supongo que estará feliz porque todo el mundo quiere ser vedette, cuando una es chiquita y sobre todo ya mujer, bajar las escaleras, llevar plumas y todo eso. Dice que se entrenó, que estudió baile y un montón de cosas, pero además hay que saber actuar bien los sketches y tener gracia, llegar la público y que a la gente le guste. La vedette tiene que tener mucho sex appeal y creo que ella lo tiene.

-¿Te molesta que haya gente que te diga que estás gorda?

-No, no es que me moleste, pero no es cierto. No soy gorda, soy grandota. Además la TV te engorda casi 10 kilos, la gente se sorprende al verme personalmente y me dice "¡Qué distinta te ves de la TV! ¡Cómo serán las otras que están al lado tuyo, un palito de flaquitas!". Sí me da bronca porque si fuera gorda no tendría 70 de cintura.

-Hace un tiempo Carmen Barbieri te dijo en cámara que estabas gorda y se notó que te molestó.

-Rolo Puente también dijo algunas pavaditas. Contó que cuando trabajábamos juntos teníamos unos años menos y unos 20 kilos menos. Y bueno, me sentí en la obligación de aclarar que nunca trabajé en televisión con él y que sigo teniendo las mismas medidas que cuando trabajé en teatro. Le recordé cómo me aclamaban cuando salía, tenía más busto que Moria Casán. Siempre mantuve las mismas medidas que ahora salvo cuando empecé a cantar, estaba flaquísima, ahí tenía 90-60-90. Y tuve otra oportunidad en que estuve re-flaca, fue hace casi dos años cuando fui a Cormillot y quedé hecha una tabla, pero ahora no quiero estar así.

Dios y Gilda

-¿Sos creyente?

-Muchísmimo. Soy Católica.

-¿Qué significa Gilda para vos?

-Es alguien dulce, tierno. Nos estoy de acuerdo con que la hagan santa, sí con que sea un ángel intermediario de Dios.

-¿Pensás que puede llegar a convertirse en una santa?

-Tendrá que determinarlo la Iglesia, pero dudo que eso ocurra porque tendría que haber realizado tres milagros en la vida, cosa que no sucedió.

-¿Puede ser el ángel guardián de la música tropical?

-¡Sí! Todos la tenemos presente cuando vamos por una ruta, cuando corremos peligro de muerte.

-¿Y tus proyectos personales?

-No estamos decididos. Creo que vamos a adoptar una nena.

  • Entrevista y producción: Mónica Veira

  • Fotos: Guillermo Pardo

MENU NOTAS

PAGINA PRINCIPAL