Make your own free website on Tripod.com
  • Revista "Impacto"

Lía Crucet recordó viejas épocas y aseguró

"No volvería a hacer un desnudo"

Tras la adopción de su hijo, la estrella bailantera dio un giro de 180 grados. Cambió la agitada vida social por los biberones y las canciones de cuna. Aunque mantiene su figura infartante y sigue dedicándose a la música, "La Tetamanti" afirmó: "Si Dios quiere, dentro de muy poco tiempo voy a adoptar a otro niño"


Es llamativa, voluminosa y muy imponente; todo en ella es excesivo pero armonioso. De voz grave y segura, Lía Crucet parece que al caminar se lleva el mundo por delante. Vestida para matar con medio busto al descubierto y un largo tapado de piel sobre sus hombros, fuma un cigarrillo con boquilla como una lady mientras apoya su cuerpo en un sillón mullido que la contiene como a una tigresa dispuesta a dar un zarpazo.

Pero detrás de esta femme fatale hay una madraza –como ella misma se define- a la que el hecho de tener una hija que ya le dio varios nietos no le impidió adoptar un bebé y darle todo el amor posible.

-¿Cómo fueron tus inicios en la bailanta?

Mis recuerdos los guardo en mi mente con mucha dulzura, sobre todo cuando estaba con Roberto Fontana. El empezaba con su programa y yo me iniciaba con la música. Al principio me mostraba muy nerviosa, pero a medida que fue pasando el tiempo me fui afianzando y marchó todo bien. Progresivamente sentí mucho cariño por lo que estaba haciendo y el amor se hizo inmenso.

-El hecho de ser una sex symbol, ¿qué puertas te abrió y cuáles te cerró?

Realmente no sé qué contestar porque la verdad es que me costó mucho trabajo y tiempo ocupar mi lugar. Tuve que pasar por problemas como en todos los ámbitos y si tengo que definir mi carrera tengo que decirte que no fue nada sencilla.

-¿A qué figuras de la bailanta admirás?

Una artista de la bailanta debe tener mucho carisma, y pienso que Gilda fue una grande por eso mismo. De las chicas actuales admiro a mi hija (Karina Crucet), que le está yendo muy bien, y después te puedo nombrar a Gladys (La Bomba Tucumana), que todo el mundo sabe que somos re-amigas y luchadoras desde la primera hora.

-¿Le dedicás a tu cuerpo muchos cuidados?

No, para nada. En este momento no. Hace un año sí; corría tres horas por día y hacía complementos de pesas. Pero ahora no, porque me dedico a mi bebé y estoy constantemente con él porque me encanta estar a su lado.

-¿Te propusieron hacer desnudos?

Sí hice un desnudo hace mucho tiempo, en una película con Jorge Corona y me costó demasiado hacerlo; hice tripas corazón y accedí. Era muy chiquitito, estaba parada y rodeada por un manómetro que estaba lleno de manos; un golpe de cámara y nada más. Fue un trabajo, pero fue lo único que hice. Si hoy me propusieran volver a hacerlo, no lo aceptaría.

-¿Qué te impulsó adoptar a tu bebé?

Digamos que el recordar a mi hija Karina cuando era chiquita, porque era muy pegota. Si Dios quiere y me acompaña, dentro de muy poquito voy a adoptar a otro niño.

-¿Cómo es Lía mamá?

Una madraza (se ríe). Bueno, eso creo, porque tengo una profesión y una casa a la que atender, pero mucho no me gusta hablar de ese tipo de cosas; prefiero que queden guardadas en mi intimidad, aunque gracias a ustedes trabajamos.

-¿Qué aspectos de tu vida reflejan tus canciones?

Canciones como "Qué Bello", "Hija, Llámame". Hay otros temas que la gente no conoce y que hablan mucho de mí, pero te puedo nombrar a "La Güera Salomé", que me trae muy lindos recuerdos de cuando todo era muy divertido.

-¿Qué harías si en el caso de una separación tu pareja te exige el 50 por ciento del dinero que ganaste?

Después de darle una trompada...(se ríe), no mentira. Pienso que en cualquier pareja todo lo que se construye es de a dos. Así que en un caso así cumpliría con lo que la ley dice.

-¿Cuáles son tus futuros planes?

Pensar en un próximo disco para recorrer el país. Recién llegué de Perú, en donde me entrevistaron en siete programas de televisión durante cuatro días y fui tapa de todas las revistas y medios gráficos. En uno de los programas me trasladaron en caravana con autos descapotables a lo grande. Me sentí una estrella de verdad.

  • Texto: Luli Morena

Volver a:

Notas  Home Page