• Nota Revista "Impacto" - Abril 2000

LIA CRUCET DESPUES DE LA INTERNACION POR UNA INFECCION PERITONEAL SEVERA

 

"ESTOY EN CONTRA DEL ANILLO DE SILICONAS, YO PREFIERO LA DIETA"

 

La cantante se recupera de la infección que sufrió semanas atrás. Casi repuesta, prepara el lanzamiento de su disco y continúa con el régimen controlado por el doctor Cormillot. "Como no soy obesa, antes de operarme elegí el camino más difícil para adelgazar: hacer régimen", expresó.

 

Lía Crucet, detrás de su impactante figura, necesita sentirse cuidada y por eso tiene varios hombres alrededor que la miman. En el plano afectivo, vive siempre escoltada por su marido, Tony Salatino, y por su hijo Ezequiel, un dulce de apenas tres años que la llena de ternura. Como su imagen es un detalle que la cantante tropical no quiere pasar por alto, recurrió al doctor Alberto Cormillot y tras seguir sus instrucciones bajó 10 kilos. Y también recurrió al cirujano plástico José Juri, con quien planea hacerse una lipoescultura. Pese a tantas atenciones hace poco más de un mes la pulposa cantante sufrió un gran susto que, gracias a su fortaleza, superó airosa. "Lo peor de la internación fue dejar a Ezequiel en casa. Cuando salgo de gira no lo llevo, pero me quedo tranquila porque se queda al cuidado de su papá", aseguró.

-¿Por qué te internaron?

-Terminé de trabajar en el Carnaval de Gualeguaychú y empecé a sentir dolores. Al principio pensé que era una molestia pasajera, por eso aguanté varios días. Después empecé a sentir contracciones muy fuertes cada diez minutos en los ovarios y en la pelvis. Cuando llegué al Sanatorio Colegiales no sabían si tenía un embarazo ectópico o un cólico. Me hicieron un análisis de sangre y determinaron que tenía 16 mil glóbulos blancos y diagnosticaron una infección peritoneal.

-¿Sufriste mucho?

-Sufrí más por dejar a mi hijo que por los dolores. Tuve que tomar antibióticos durante diez días y lo más importante es que zafé de la operación. Debí hacer reposo general pero ya retomé la grabación de mi disco y estoy con todas las ganas del mundo de seguir con mis presentaciones.

-¿Esta recaída tuvo que ver con la dieta que hacés?

-No, dicen que pudo haber sido provocado por el estrés, por algún disgusto. Sigo la dieta con Cormillot que es un ángel y sé que elegí el camino más difícil para adelgazar, porque si quisiera iría a cirugía para resolver el problema de sobrepeso.

-¿Pensaste en ponerte el anillo de silicona?

-No, porque no soy obesa, soy grandota. Mis medidas son 120-80-120 y mido 1,80. Esa operación es para gente que padece obesidad o sea un sobrepeso mucho mayor al mío. El doctor Cormillot me carga y me dice que para qué quiero adelgazar si tengo todo bien repartido, pero soy realista y por eso hago dieta. Para cumplir a rajatabla con el régimen envían a mi casa una dieta especial y consumo 800 calorías diarias. En seis meses bajé 10 kilos, es lento, pero progresivo.

-¿Y después te harías una lipoescultura?

-Por supuesto, con el doctor Juri, que es mi médico de confianza. Pero sólo después de lograr mi peso normal.

"RODRIGO ES UN LUCHADOR"

-¿Cómo será el disco que estás preparando?

-Estoy muy feliz de trabajar con Beto y con Jorge Kirosky y tengo muchas ilusiones y esperanzas. En esta etapa de mi carrera quiero poner lo mejor de Lía Crucet y la experiencia que logré durante todos los años de trayectoria. Cambié de compañía discográfica, ahora trabajo en Magenta y sobre todo tengo muy buena onda. Siento que soy una nueva Lía y que los años de terapia me hicieron muy bien porque aprendí a conocerme a mí misma y a medir la paciencia de los demás para trabajar con armonía.

-¿Pensás que Rodrigo es un fenómeno pasajero?

-Rodrigo es un tipo muy luchador y me pone muy contenta su éxito. El Potro empezó a laburar hace muchos años; cuando yo trabajaba en boliches como "Fantástico" él ya tenía un nombre ganado. Los que me revientan un poco son los "boom", porque surgen los grupos, la pegan y a los seis meses desaparecen y eso no le hace muy bien a la bailanta. Sí me gusta la gente luchadora que tiene una trayectoria.

Texto: Luli Morena

Ir a:

MENU NOTAS

PAGINA PRINCIPAL